Un plan de pensiones es un contrato colectivo de adhesión de ahorro- previsión social, en virtud del cual se efectúan aportaciones, que se van acumulando y quedan permanentemente invertidas en activos financieros, con la finalidad de ir constituyendo un ahorro (derechos consolidados) para el cobro de prestaciones cuando se produzcan las contingencias previstas (jubilación, fallecimiento, incapacidad laboral, dependencia). Las contribuciones de los promotores y las aportaciones de los partícipes, y cualesquiera recursos adscritos al plan de pensiones, se integrarán obligatoriamente en un fondo de pensiones, administrado por una entidad gestora con el concurso de una entidad depositaria.

Los planes de pensiones son productos ilíquidos, ya que los partícipes no pueden hacer efectivos sus derechos consolidados cuando lo deseen, sino en los casos legalmente establecidos: cuando tenga lugar una contingencia cubierta por el plan o, excepcionalmente, en los supuestos de enfermedad grave o desempleo de larga duración, siempre que éstos últimos estén previstos en las especificaciones del plan. La normativa también prevé la posibilidad de cobro de derechos consolidados correspondientes a aportaciones realizadas con al menos diez años de antigüedad. Asimismo, la normativa incluye la posibilidad de disponer de los derechos consolidados en caso de procedimiento de ejecución de la vivienda habitual del partícipe, que se puede solicitar durante un periodo de tiempo previsto en la ley prorrogable por el Gobierno.

Los elementos personales del plan son: el promotor o promotores, los partícipes y los beneficiarios. El promotor insta la constitución del plan y participa en su desenvolvimiento. En los planes de pensiones de empleo, promovidos por las empresas para sus trabajadores, los promotores también realizan aportaciones al plan. Los partícipes son las personas físicas en cuyo interés se constituye el plan. Los beneficiarios son las personas físicas con derecho a la percepción de las prestaciones, hayan sido o no partícipes.

Los planes de pensiones son instrumentos de previsión de carácter privado, voluntario y no sustitutivo de la Seguridad Social.