Seguros de Automóvil

La compañía aseguradora garantiza principalmente reparar o indemnizar los

daños que accidentalmente podamos causar a terceros (vehículos, cosas o personas) de la

conducción de vehículos a motor hablamos, hablamos de los riesgos patrimoniales (RC del conductor

afecta al patrimonio por los daños, que sean físicos y/o materiales, que se ocasione a un tercero),

como personales y también materiales que puedan derivarse de dicha conducción. De esta forma la

aseguradora defiende o reclama los daños que también pueda causar un tercero a nuestro vehículo.

Opcionalmente, se pueden contratar las siguientes garantías para nuestro vehículo como: lunas,

incendio, robo, daños propios (todo riesgo con o sin franquicia), vehículo de sustitución, animales

cinegéticos, defensa de multas, retirada de carnet, … entre otras coberturas.